CRISTINA HOYOS

Comenzó a bailar con 12 años en el espectáculo infantil Galas Juveniles. Entre sus maestros destacan Adelita Domingo y Enrique El Cojo.

En 1969 Antonio Gades la incorpora en su compañía como pareja de baile, con quien permanece durante 2 décadas durante las cuales, además de recorrer casi todo el mundo, participa en la trilogía cinematográfica Bodas de Sangre, Carmen y El Amor Brujo que dirige Carlos Saura.

En 1983 se presenta Carmen en París con Cristina Hoyos como protagonista, papel por el que fue calificada como la mejor Carmen bailada hasta el momento.

Desde 1988 ha intervenido en otras películas y series de televisión como Juncal de Jaime de Armiñan, Montoyas y Tarantos de Vicente Escribá, Antártida de Manuel Huerga, entre otras y la película sobre su propia vida Despacito y a compás.

En 1989 debuta con su compañía BALLET CRISTINA HOYOS en el Festival de París con su primer espectáculo SUEÑOS FLAMENCOS y en 1990 se presenta en el Teatro de la Ópera de París- Palais Garnier , con un clamoroso éxito; es la primera compañía de flamenco que actúa en los teatros Ópera de París y Ópera de Estocolmo. Coreografía la ópera Carmen que para el Covent Garden de Londres dirigen Nuria Espert y Zubin Metha.

En 1992 actúa en la Exposición Universal de Sevilla, con YERMA y LO FLAMENCO y en las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de Barcelona’92. En 1994 presenta en el Teatro Chatelet de París su espectáculo CAMINOS ANDALUCES.

Cristina Hoyos y Antonio Gades

En 1996 coreografía Cuadro Flamenco con decorados de Picasso para el Teatro de la Ópera de Niza, realiza la coreografía de la película The Hunchback (El Jorobado) de Peter Medak y debuta con su nuevo espectáculo ARSA Y TOMA , con vestuario de Christian Lacroix, en el Teatro de la Ópera de Aviñón.

En 1999 presenta AL COMPÁS DEL TIEMPO y coreografía Las Bodas de Fígaro dirigida por José Luis Castro en el Teatro de la Maestranza de Sevilla.

En 2001 actúa como actriz y bailaora protagonista de Carmen 2, le retour dirigida por Jerôme Savari.

En 2002 presenta TIERRA ADENTRO en el Teatro principal de Valencia, por el que le otorgan el Premio de las Artes Escénicas de la Generalitat Valenciana al mejor espectáculo.

En 2003 presenta en Los Jardines del Generalife de la Alhambra de Granada el espectáculo YERMA con dirección de José Carlos Plaza, donde es presenciado por más de 60.000 espectadores.

En enero de 2004 es nombrada directora del BALLET FLAMENCO DE ANDALUCÍA.

En 2005 presenta en el Gran Teatro de Córdoba el espectáculo VIAJE AL SUR, dirigido por Ramón Oller, con el que recorren buena parte del mundo.

En 2006 crea en Sevilla el “Museo del Baile Flamenco”. Destacando entre sus muchísimos galardones el Premio Pegaso de Spoleto, Premio Nacional de danza, Medalla de oro de Andalucía, Medalla de oro de las Bellas Artes, Caballero de la real orden de las artes y las letras en Francia, Max como interprete femenina de danza, Claustral del claustro de las artes de la universidad de Alcalá de Henares, Embajadora de la Cultura de PekÍn , Gran medalla de la villa de Paris… es hasta la fecha, la bailaora y coreógrafa mas galardonada de todos los tiempos.

En julio de 2009 estrenan en Granada POEMA DEL CANTE JONDO en el café de Chinitas, basado en ambas obras de Lorca y dirigido por José Carlos Plaza.

Abanderada del flamenco

La compañía de ballet de Cristina Hoyos ha sido el primer ballet flamenco que ha pisado la ópera de París desde que el director Rudolf Nureyev vetara a las compañías de este arte sus actuaciones en este archiconocido teatro, meca mundial de las artes escénicas.

Respecto a su personalidad artística, podemos encontrar comentarios que avalan su fuerza y naturaleza innatas para el baile flamenco y que dan fe de su talento y su grandeza como intérprete. Según dicen, “a la tercera convenció totalmente. Su debut en ‘Los Gallos’ fue jaleado en extremo por sus incondicionales, haciendo que el crítico sospechara si no había un punto de exageración respecto a su actuación. Después la gente pasó al momento de creerla perfecta, automática y sin fallos. Finalmente, en su tercera actuación se quedaron de piedra. Tardaron, pero finalmente fueron honrados con una artista que también es honrada. Cristina Hoyos fue la admiración de un momento único del baile en Sevilla. Dotada para el baile por instinto, entró en el cuadro de la plaza del Duque hace poco o mucho tiempo, según se mire. Un día tuvo que sustituir a la primera bailaora. Dejó asombrados a Farruco, Enrique el Cojo, Paco Lira y otros, por la percepción que tenía para hacer el baile sin haber aprendido en ninguna academia. Esta artista ha luchado por despegarse de los recursos del teatro, recreando cada día su baile, y logrando en cada secuencia los máximos efectos estéticos. Ya se nos hizo la luz sobre la gran categoría que encontramos en Cristina Hoyos; no por perfecta, sino por artista nata y disparada hacia la meta de ser ella misma. Ella sola con su arte”.

Así pues, Cristina Hoyos ha llevado el flamenco a todos los rincones del mundo, sirviéndose de este como una bella herramienta que ha traspasado fronteras y con la que ha unido pueblos y culturas diferentes y distantes, tan solo usando la bata de cola y los tacones. Por todo esto, cabe decir que la formidable labor de Cristina Hoyos no ha sido solo con el fin de difundir este arte, sino también de investigación del mismo. Sin perder la pureza y la raigambre popular, Cristina Hoyos ha sabido depurar su baile hasta convertirlo en un ejemplo de cómo la espontaneidad y el sentimiento pueden aunarse sin contradicciones con el rigor técnico y la disciplina coreográfica. Su trabajo, que recientemente le ha merecido el Premio Nacional de Danza, sigue contribuyendo al conocimiento y a la dignificación de esta joya del patrimonio artístico de Andalucía.

Tabla de Cristina Hoyos en el parque del flamenco de Fuente Palmera

FUENTE: www.academiadelasartesescenicas.es